Tenebra (2)

Como la oscuridad, el cuerpo también es un espacio indeterminado: está gobernado por pasiones terribles. Aunque parezca estar en aparente calma, reposa en una voluptuosidad contenida que pronto encuentra su cauce: una daga; un fragmento del jardín de las delicias; un rostro que apenas reconocemos tras el velo de la noche; un pez cuyo filo se apaga lentamente al contacto del aire y una mano; las palabras con que santa Teresa le hablaba a dios y a su propia carne.

En la noche del cuerpo, en la oscuridad que sostiene cada instante, la fotografía es una pregunta que debe ser formulada.


Fotografía: Mario Manzo y Francisco Guillén / Modelo: Jennifer Guillén / MUA & Styling: Romina Alcazar y Roberto Cardiel / Director de arte: Francisco Guillén

Fotografía análoga: Mamiya Rb67 / Nikon F5

ten.wp.1ten.wp.2ten.wp.3ten.wp.4ten.wp.5ten.wp.6

Final Journey

Pie de foto. Apuntes sobre Love on the left side, serie fotográfica de Nobuyoshi Araki

na_b_140525_002

1. Para Nobuyoshi Araki, tomar fotografías es un ejercicio sentimental de la memoria. La fotografía, afirma, es un viaje a través de la vida.

na_b_140525_0011

2. En el mes de mayo de 2014, la galería de arte Taka Ishii exhibió 65 piezas de Nobuyoshi Araki. La exposición, titulada Love on the left eye, forma parte del proyecto que Araki empezó como consecuencia de una fatalidad: la pérdida gradual de visión en su ojo derecho.

uEyGk6RilfWLLTkL55VusZEzMEe93gjy6EauD77x1r8

3. Un viaje: el fallo de una arteria; una obstrucción; un problema circulatorio.

lcqwZyITk3ZbYuLgZigEaQBk7yydMYLzbNxr_GLcFho

4. Las imágenes siguen el siguiente principio de construcción: fotografías tomadas en diapositiva, mismas que Araki cubre con un marcador negro en el lado derecho. El proceso está marcado por la supresión: apunta hacia el vacío.

dFS752_E5XWbtv3wGbCkt4nx0S6g75cSFYQGJ-KJGXw

5. En la serie hay varios trayectos: uno de ellos va de la ausencia de la incapacidad física de Araki, a la ausencia programada del fotograma.

NA_Love-on-the-Left-Eye_012_2014

6. Araki mutila y cubre sus imágenes para que sea el espectador el que proyecte sobre ellas aquello que falta. El espectador es el ojo que falta. Y ese ojo no puede ser sino una alegoría del deseo.

larger

7. ¿Deseo de qué? ¿Marcado con qué intención? ¿Generado por qué pregunta? ¿Localizado en qué coordenadas?

na_b_140525_026

8. Araki suprime aquello que él ya es incapaz de ver, pero que la cámara reproduce. Araki parece querer señalar una ausencia y la experiencia de la misma.

na_b_140525_015

9. Un mantra. El fallo de una arteria; una obstrucción; un problema circulatorio.

na_b_140525_029

10. Las imágenes parecen señalar que, detrás de la cámara que es capaz de capturar el cuadro como una totalidad, hay alguien incapaz de registrar el instante como un todo. Nos remite a una emoción, a un cuerpo circunscrito por sus propias limitaciones.

na_b_140525_032

11. Araki señala, mediante la supresión, las limitaciones que su propio cuerpo le impone y hace que el espectador participe del momento justo de la ejecución de la fotografía. Parece querer decirle: esto es lo que ya no tengo.

Nobuyoshi-Araki-Love-On-The-Left-Eye-4

12. Araki propone una exploración de la noción de emoción y cuerpo. Parece inquirir por los límites de su cuerpo y del acto mismo de la fotografía. El ejercicio sentimental de la memoria, lo mismo que la serie propuesta por Araki, también está llena de vacíos, de la incapacidad de volver a ver, de recordar.

na_b_140525_033

13. Final de viaje: el fallo de una arteria; una obstrucción; un problema circulatorio.

portraitnaraki

Nobuyoshi Araki (Japón: 25 de mayo de 1940) estudió fotografía en la universidad de Chiba, licenciatura de la que se graduó en 1963. Siempre controvertido, ha sido acusado en muchas ocasiones de misoginia y del carácter pornográfico de sus imágenes. Con todo, Araki es un referente imprescindible en la fotografía contemporánea, tanto por sus temas como por la calidad de su obra. Algunas de sus publicaciones son: Otoko to onna no aida ni wa shashinki ga aru (“Hay una cámara entre el hombre y la mujer”), de 1977; Waga ai Yoko (“Yoko, mi amor”), de 1974; Tokyo ereji (“Elegía de Tokio”), de 1981; y Shojo sekai (“Un mundo de chicas”), de 1984, entre muchos otros.